Posts etiquetados ‘trabajo’


Asumámoslo: No hay trabajo para todos. La situación económica es mala, no podemos aspirar, hoy por hoy, a que trabaje todo el mundo. ¿Quienes tienen que trabajar entonces? Los que más lo merezcan. ¿Quiénes están trabajando? Los que ya llevaban trabajando algún tiempo, no los que más lo merecen. Noticias como ésta me dan la razón: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/14/ciencia/1368531982.html?a=e04f24794b5a018ef954fd9699c27d06&t=1368559305&numero=

Este tío es el mejor en lo suyo. No hay nadie que merezca ahora mismo más que él ese puesto de trabajo. Premio al mejor físico de Europa y le deniegan la beca en España. ¿Por qué no lo consigue? No me creo que no haya nadie trabajando en lo que él pide hacer. La causa es que se está haciendo competencia desleal. Hay una casta de trabajadores que está sobreprotegida y otros pobres desgraciados que estamos condenados a la precariedad hasta que las ranas vuelen. Da igual lo que te digan: que te formes, que aprendas cosas, idiomas… bueno, eso es útil, pero para emigrar, no para trabajar aquí. No estarás nunca en igualdad de condiciones hasta que no te admitan en la casta. Os lo dice un ingeniero industrial superior con 3 idiomas.

La alta tasa de paro juvenil es otro claro indicador de lo que digo. Se protege a los que están, no se deja entrar a los que vienen o se les deja entrar malamente. Los funcionarios y los políticos (o sus amigos) son el paradigma de esta casta sobreprotegida. Gente que no tiene por qué demostrar su eficiencia, no tiene por qué ser eficiente en nada, y que tiene un puesto de trabajo nieve, llueva o granice. Aunque cobren menos que antes; menos cobra el que no trabaja.

Asumamos otra cosa: a los sindicatos les da igual esta situación. Ellos siguen a lo suyo, protegiendo a los suyos, a su casta, que es incluso más casta que la otra (pero mucho más parasitaria), y ambas dos castas forman una especie de simbiosis en muchas ocasiones.

Por eso, si queremos defendernos, no tenemos que confiar en los políticos, no tenemos que confiar en los sindicatos, ni en los que ya están trabajando… TENEMOS QUE CONFIAR EN NOSOTROS. Hay que emprender, asociarnos, montar empresas, empezar a hacer cosas con GENTE COMO NOSOTROS. Con un montón de formación, cualificación de sobra, valía casi asegurada y con ganas de adquirir experiencia. No hace falta que nos den la sopa boba, que nos subsidien y que nos protejan, lo único que hace falta es darnos cuenta de que PODEMOS HACERNOS VALER POR NOSOTROS MISMOS, y que nos dejen hacerlo.

Anuncios

La juerga general del 14-N

Publicado: 14 noviembre, 2012 en Política
Etiquetas:, , ,

Estimados lectores, vengo aquí, no con ánimo de juzgar la huelga general, sino con ánimo de que la juzguen ustedes.

Para ello, voy a exponer un caso muy concreto del que he sido testigo:

La web www.finofilipino.com es un blog cuyos contenidos son principalmente humorísticos. Habitualmente sigo el blog porque me parece que los vídeos, imágenes y demás están bastante bien seleccionados y tienen bastante gracia. Admiro al tipo que lo administra, su fundador, el Sr Fino.

El Sr Fino suele expresar su opinión política bastante frecuentemente, una opinión izquierdista y sin complejos, y suele hacerlo continuando con el tono de humor, pero no es ironía, es de izquierdas y convencido. En las útimas horas o día ha estado promocionando, a través del humor o de sus comentarios, que a veces tienen menos tono humorístico, la casi obligación de secundar la huelga, porque es una acción que encaja perfectamente con sus principios y su ideología.

Mi sorpresa vino cuando, al ser preguntado en los comentarios si él iba a hacer huelga en su blog, él dijo que no. Que no podía. Los motivos que aduce son los que podría poner cualquier empresario. Que tiene que cumplir contratos con las empresas anunciantes, que no es un asalariado… en resumidas cuentas, que perdería pasta. Al fin y al cabo, él es un empresario (cosa de la que tal vez se ha dado cuenta hoy). Ese es uno de los motivos por los que lo admiro, el otro es por ser un buen blogger.

La cosa es que, lejos de dar marcha atrás y de comprender a aquellos que no ejercen el derecho a huelga porque no les da la gana y principalmente porque no quieren hacer el juego a los que la convocan, carga contra ellos.

¿Les parece a ustedes coherente la postura del Sr Fino? ¿Creen que el hecho de ser empresario le da legitimidad para eximirle de la responsabilidad de una huelga si realmente se considera un revolucionario y cree como tal que cualquier asalariado debe secundarla? ¿Consideran ustedes que la postura del Sr Fino es coherente con sus principios? ¿Los revolucionarios tienen que ir a la huelga aunque les cueste dinero? ¿Puede un empresario ser revolucionario? ¿Irían los empleados a la huelga si supieran los costes que acarrean para sus empresas (con el peligro a la continuidad de la empresa y de su empleo que eso supone) de la misma manera que ahora el Sr Fino ha sido consciente de los costes que acarrearía su dejación de funciones en el blog?

EDITADO el 14-N: Aclaro que el Sr Fino, en un acto de coherencia personal, ha decidido finalmente retirar toda la publicidad de su blog en el día de hoy, con lo que no trabaja, sino que regala sus post a sus lectores. A partir de ahora también lo admiraré por tener coherencia con sus principios, aunque sean muy diferentes a los míos.


Voy a añadir un anexo a mis Lecciones de Economía para Víctimas de la LOGSE.

Este anexo lo añado gracias a y a la cuestión que me planteó en su la última lección: Los mercados: Oferta y demanda.

Básicamente lo que quería decir es que la economía clásica no puede explicar el marcado de trabajo como un mercado más; ya que, según él, no cumplía la ley de oferta y demanda.

El fallo en la teoría que él expone está en considerar que siempre nos movemos por las mismas curvas, pero no, las curvas pueden variar con el tiempo y según la situación, como ya puse en el artículo, eso sí, manteniendo siempre la ley de la oferta y la demanda (el signo de la pendiente de cada curva).

Explicación

A continuación explicaré como funciona el mercado del trabajo con más detalle, aunque el justo para explicar la cuestión que se me planteaba, no voy a entrar mucho más a fondo porque no hace falta para seguir con las lecciones.

Partiremos de un mercado normal, cuyas curvas podrían ser estas:

Nótese que el eje vertical no representa salarios tal cual, sino remuneración, que sería la cantidad de dinero que está dispuesta a pagarte la empresa del que tú estás generando con tu trabajo (las empresas querrían contratar a toda la población si fuera gratis, y ninguna te va a pagar el 100% de lo que generes, pues si te da trabajo es para ganar algo). En el eje horizontal también estaría la población activa que está trabajando en porcentaje con respecto a la población activa total. Por cero dinero no trabaja nadie y por el 100% de lo que generas trabajaría casi todo el mundo (aunque algunos no estarían contentos ni con eso, ya que no son conscientes de lo que vale su trabajo realmente). Obviamente el dibujo no está bien escalado, pero creo que se entiende.

En una situación de crisis, como la que se planteaba, supondremos que primero reacciona la demanda de trabajo (las empresas, ya que algunas quiebran y otras tienen que despedir para no quebrar, con lo que su curva se desplaza hacia la izquierda:

El punto de equilibrio se desplazaría hacia abajo y a la izquierda, menor remuneración y más paro. Pero a la vez también se va desplazando la curva de oferta (los trabajadores) porque, como decía  necesitan más el dinero y más gente de la familia está dispuesta a trabajar (aumenta la oferta), con lo que antes de que se alcance ningún equilibrio nuevo tendríamos estas otras curvas:

Estos dos movimientos se van dando progresivamente hasta que se estabilizan. Como se ve, en una crisis la mano de obra empleada es menor, hay más paro, y las remuneraciones son menores.

En cuanto se alcance este punto más crítico, lo que pasará será que las empresas ya no tendrán pérdidas, empiecen a generar beneficio (en conjunto), con lo que querrán crecer, o si no quieren crecer se formarán empresas nuevas que contraten gente nueva y ocupen su espacio, con lo que se moverá otra vez la curva de demanda de empleo.

Cuando esto se de, paralelamente se estará moviendo también la curva de los trabajadores, según se vaya recuperando la economía se irá tendiendo a volver al punto de las curvas azules, llegando incluso a superar esa situación y alcanzando un nuevo punto de equilibrio:

Como se ve, la remuneración mejora en esta etapa y la población empleada vuelve a subir. Cuando el punto de equilibrio esté lo más arriba y a la derecha posible estaremos en el boom económico, a partir de ahí volverá a repetirse el ciclo, empezando una nueva crisis  todo será igual que como hemos descrito.

Como podemos ver, en ningún momento las curvas han cambiado el signo de su pendiente, la de empleadores siempre desciende y la de empleados siempre asciende, con lo cual la teoría de los mercados y las leyes de oferta y demanda funcionan perfectamente.

Consideraciones

Ahora (en junio de 2011) estamos en el punto en el que las curvas han situado el punto de equilibrio más a la izquierda, prácticamente no puede aumentar el paro, pero no estamos en el peor momento de la crisis, ya que los salarios casi no han bajado. Las rigideces del mercado impiden en España que los sueldos bajen, teniendo que alcanzarse eso mediante el despido de los antiguos empleados que cobraban mucho y la contratación de los nuevos que cobran menos. Mientras más lento sea ese proceso más se tardará en alcanzar el punto crítico en el que la situación se de la vuelta y comience la recuperación. Las rigideces hay que ponerlas cuando la tendencia económica es positiva para alargar lo máximo posible en el tiempo esa situación, mientras que en las crisis lo que hay que hacer es tener mucha flexibilidad para que las curvas se adapten más rápidamente y la crisis dure menos. Eso es algo que los sindicatos no están dispuestos a aceptar aquí (apreciación personal).

Gracias por leer el artículo completo y un saludo a todos. Por cierto, los dibujitos del paint los he hecho yo, perdonad si no están suficientemente claros, pero es lo que hay.