El estado y los impuestos: Ineficiencia controlada necesaria.

Publicado: 27 junio, 2011 en Economía
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

Hoy me veo con fuerzas, así que voy a proseguir con las  Lecciones de Economía para Víctimas de la LOGSE.

En este caso no voy a definir lo que es el estado y lo que son los impuestos, ya que creo que todo aquel que tenga suficiente edad como para estar leyendo ésto sabrá a qué nos referimos. Me voy a centrar más en el papel que tiene el estado en la economía y en explicar por qué los estados introducen siempre ineficiencias económicas. Intentaré no entrar muy en profundidad en cada uno de los apartados, porque si no esto podría hacerse eterno. Me centraré más en aquellos aspectos que estén relacionados con la economía y menos con la política.

El papel del estado

Dividiré las atribuciones del estado en dos grandes subgrupos, relativos a cómo gastar el dinero y cómo recaudarlo.

Recaudación del estado

El estado se encarga de gravar actividades económicas con impuestos, de tal manera que introduce ineficiencias en la economía. Para explicar esto de las ineficiencias no me queda más remedio que volver a recurrir a los gráficos de oferta y demanda.

Para un mercado cualquiera sin intervención del estado el gráfico sería así:

Los que no se acuerden de como va esto de los gráficos de los mercados que hagan clic AQUÍ y que le echen un ojo al artículo.

Lo que pasa cuando se introduce un impuesto sobre la actividad de ese mercado es que se incrementa el precio, sin que ganen más los productores, por lo que la situación queda así:

Voy a intentar explicar este gráfico. Se aprecia una diferencia entre lo que cobran los productores y lo que pagan los consumidores. Esa diferencia de dinero va al estado. Se supone que no es dinero perdido, no es una ineficiencia como tal, puesto que luego el estado se tendría que gastar ese dinero otra vez en algo que beneficiara a la población. Lo que sí que es una ineficiencia es que, como se ve en el gráfico, por el efecto de aumento de precio de los compradores algunos no compran en ese mercado porque ya no les interesa o porque no pueden, de la misma manera, por la disminución en el precio de los productores algunos dejan de producir. Ese área coloreada en rojo intenso representa el valor económico destruido por la existencia del impuesto. Toda esa gente sale del mercado y quedan fuera, cosa que no sucedería si no hubiera impuestos. Cuanto más cuantioso sea el impuesto más grande es el área de destrucción de economía (esto es importante que lo entiendan los que dicen que para salir de la crisis en vez de reducir gastos hay que aumentar ingresos). También hay que tener en cuenta que se ha reducido el excedente tanto de los consumidores como de los productores, por lo que el estado debería ser extremadamente prudente al gastar el dinero recaudado y tratar de compensar esa pérdida (cosa que no sucede).

Otra consideración que hay que hacer es que en la recaudación de impuestos de ciertas actividades se intenta causar un coste adicional al productor y al consumidor para que se reflejen los costes sociales que esa actividad tiene y que no repercuten directamente en los que están en el mercado. Por ejemplo, se gravan las gasolinas con impuestos porque la contaminación que producen los que las utilizan la respiramos todos, no solo ellos. Con eso se intenta que ellos paguen (o que lo pague el estado con lo que recauda de ellos) los daños que causan a otra gente que no utiliza gasolina.  El problema de estos impuestos es realmente cuantificar el perjuicio a terceros y garantizar que el dinero recaudado se emplee en compensarles.

Gasto del estado

Ahora voy a abordar la manera en que el estado gasta ese dinero recaudado. Voy a agrupar los gastos por categorías.

  • Seguridad/defensa/justicia. En contra de lo que piensa la gente, este es el principal motivo por el que existen hoy en día los estados. La seguridad es imprescindible para que se de la actividad económica. Se deben garantizar el cumplimiento de las leyes, su correcta legislación y aplicación. Éstas leyes regulan la actividad económica entre otras cosas.
  • Infraestructuras. Cualquier estado gasta dinero en infraestructuras, que benefician la actividad económica. Se le suele llamar inversión, ya que se supone que se gasta parte de lo recaudado, pero que gracias a esas infraestructuras se recauda más en el futuro. Ésto lo tienen que hacer los estados porque poner de acuerdo a todos los que son beneficiados con la construcción de estas infraestructuras para que financiaran sus costes sería casi imposible. El problema que se puede presentar en este apartado es que el estado no se encargue de maximizar el retorno de la inversión, sino que ceda ante presiones de algunos grupos, que son finalmente más beneficiados que otros (se le suele denominar presiones políticas) porque el gobierno piense más en el corto plazo que en el largo.
  • Educación. Es una competencia relativamente nueva de los estados. Se puede considerar que también es una inversión (en formación). Se supone que si formas a la gente, ésta será capaz de producir más en un futuro que si no estuviera formada. Lo ideal desde un punto de vista económico sería que se gestionara la educación de esta manera, pero no es así. Aquí las presiones políticas son mucho mayores que en otras áreas y el dinero se despilfarra sin control alguno de los beneficios que produce ese gasto.
  • Sanidad/Pensiones. También es una competencia relativamente nueva. La sanidad también podría ser considerada como una inversión, ya que la gente sana produce más que la gente enferma, y si la gente muere no producen nada para el resto (aunque en la realidad la parte de inversión se deja de lado casi totalmente y se tenen más en cuenta consideraciones de índole moral/político). La parte de las pensiones no es que sea una inversión del estado, debería ser considerada como una inversión de los trabajadores en el propio estado para que les revierta una vez que se jubilan. El estado debería invertir ese dinero de tal manera que se produjese un beneficio y se repartiese entre los trabajadores. Actualmente eso no se hace así, y la seguridad social está montada como una enorme estafa piramidal, en la que las aportaciones de los nuevos socios se utilizan para pagar a los que ya están dentro (para más información clic AQUÍ, ése es el artículo que me hizo volver a los blogs tras varios años de sequía).
  • Redistribución de la riqueza. Éste concepto es ambiguo, y algunos piensan que los estados no deberían estar para esto, que la riqueza es para el que se la merece. Aquí se pueden englobar los gastos que se producen como subsidios, pensiones, protección social, etc. La única consideración económica que se puede hacer es que con estos gastos se consigue paz social y que la gente esté más contenta, además de intentar que la actividad económica no se vea entorpecida por los improductivos.
De la misma manera que en el apartado de gasto hacíamos la consideración de que se gravaban ciertas actividades para aumentar su coste y que se reflejaran los costes sociales, en el apartado de gasto haremos la consideración inversa. Algunas actividades están incentivadas para premiar el beneficio social que producen a terceros que no están en el mercado y que se benefician de ellas. Ésto se hace con subvenciones. El ejemplo anterior de la gasolina estaba muy claro, intentad buscar uno contrario para las subvenciones y veréis que no es tan fácil. Generalmente el criterio que se utiliza para otorgar subvenciones no tiene nada que ver con lo que debería, las presiones políticas, el amiguismo y los grupos de poder son los que reinan en este campo (obsérvese sindicatos, patronal, políticos, empresas de amigos, grupos mediáticos…).

Consideraciones finales

Antes de terminar el artículo quiero hacer otras dos consideraciones sobre el gasto público.
La primera es que el dinero gestionado por el estado siempre genera menos beneficio económico que si está en manos privadas. El estado es ineficiente por naturaleza, además de la ineficiencia que hemos visto que se introduce en el sistema por la manera en que influyen los impuestos. Cualquier servicio que presta el estado acaba siendo deficitario. Generalmente las empresas púbicas provienen de grandes monopolios creados tras una gran inversión en infraestructuras, que si no hubiera sido llevada a cabo por el estado habría sido casi imposible. En vez de acabar el papel del estado en hacer la inversión el estado se encarga también de la gestión del servicio. Cuando la empresa pública en cuestión pasa a manos privadas el beneficio se multiplica, los números rojos dan paso a los verdes y los recursos se distribuyen de manera más eficiente. Ésto es debido a que el beneficio que genera el dinero del estado no revierte en quien está gestionando ese dinero, con lo que el gestor no se molesta en que el dinero sea bien gestionado.
La segunda consideración es que los funcionarios (no los que trabajan para la empresa pública, sino los que trabajan para el estado) no producen, aportan un servicio auxiliar, su trabajo es necesario para que los que producen sigan produciendo. De la misma manera que un servicio de limpieza en una fábrica no genera nada, pero recibe un dinero por limpiar porque si nadie limpiara no se podría trabajar (ese es el valor que genera), los funcionarios realizan servicios al estado sin generar nada, pero son imprescindibles esos servicios para que la riqueza se genere. El problema es que nadie cuantifica el valor que ellos generan, no como en el caso de la empresa de limpieza, y que en general es muchísimo más pequeño que el salario que reciben por generarlo, lo cual añade otra ineficiencia más al sistema. Además no puede haber en una fábrica más gente barriendo que produciendo.
Pues nada más. Gracias por haber leído el artículo hasta el final y, como siempre, estoy a vuestra disposición para cualquier aclaración/discrepancia/duda/corrección que pueda surgir.
Anuncios
comentarios
  1. javirl dice:

    Lightbringer, te voy a hacer un par de comentarios pero, si lo deseas, quizá podríamos seguir la conversación privadamente, para facilitar que otra gente intervenga.

    El estado no es inherentemente ineficiente. Los trabajadores generan una plusvalía, que en parte se apropian los capitalistas, y en parte el estado. Los capitalistas, a su vez, a veces la reinvierten, y a veces la reparten en forma de dividendos. La plusvalía reinvertida hace crecer la economía. La plusvalía que va en forma de dividendos no. Y en España, la reinversión es baja por naturaleza, lee http://www.agarzon.net/?p=971, te va a resultar interesante. La plusvalía recaudada por el estado puede ayudar al crecimiento o no. Por ejemplo, Grecia gastaba (y aún lo hace) cantidades enormes en gasto militar, comprando tanques a Alemania. Obviamente, eso no ayuda nada a la economía griega. También está gastando mucho, junto con España, en pagar a los bancos alemanes una deuda odiosa (término técnico, no afectivo). En cambio, si el estado gasta en sanidad, educación e infraestructura, eso obviamente ayuda al crecimiento o al bienestar de la economía.

    El estado, además es anti-cíclico. Un estado fuerte y redistribuidor consigue que el crecimiento sea continuado, como ocurrió en EEUU y Europa occidental desde 1945 hasta 1971… justo hasta que Nixon destruyó el patrón oro y dio a la banca un poder desmesurado… haciendo imposible que el estado gestionara la primera crisis tras la guerra mundial, la del petróleo de 1973. El capitalismo es inherentemente cíclico y, sin la intervención del estado, esos ciclos son desastrosos.

    Razonar en términos de oferta y demanda es erróneo, como ya te he dicho alguna vez. Es un razonamiento neoclásico, el de los economistas que no vieron venir la crisis. Porque, según sus razonamientos, esto no debería haber ocurrido. En cambio, los economistas que la vieron venir, razonan en términos keynesianos… Yo soy físico, me gusta estar con los que saben predecir cosas 😉

  2. Lightbringer dice:

    Si quieres seguir discutiendo por privado dímelo y te escribo al mail, pero por lo de que participe la gente no te preocupes, este no es un blog multitudinario ni que se caracterice por la profusión de comentarios, así que puede ser nuestro foro de debate aunque seamos dos o tres. No creo que muchos más se vayan a animar a intervenir por ver menos comentarios o más cortos.

    ¿El estado es ineficiente? Depende con qué lo compares. Puede ser más eficiente que una piedra. Más eficiente que otros estados, pero ¿más eficiente que una empresa privada que se dedique a lo mismo? Nunca.

    Con respecto a lo de los dividendos, plusvalía, salarios y la inversión ya he contestado en el otro blog, pero básicamente la idea es que todo el dinero (tanto el de los salarios como el de los dividendos) se gasta o se invierte (tú o el banco donde lo deposites), no hay otra posibilidad. El gasto es bueno para la economía a corto plazo, la inversión a largo. El gasto se hace para cubrir las necesidades actuales, la inversión para satisfacer las necesidades (de otros) futuras.

    Lo de la deuda, correcto, se gasta mucho en pagar deuda, intereses, reducción de déficit es el único camino para reducción de deuda.

    Gastar en sanidad, educación e infraestructura es bueno para la economía si se considera como una inversión y se valora como tal, haciendo los estudios económicos necesarios y atendiendo a criterios económicos para decidir dónde se gasta. Gastar por gastar no es bueno para nada.

    El estado debería ser anticíclico, gastar más en periodos de crisis y menos en periodos de bonanza, pero no lo hace por culpa del populismo y de los políticos. Los cuidadanos en época de bonanza no entienden que el estado ahorre y si lo hiciera el gobierno perdería las elecciones.

    Él último párrafo me hace especial gracia, porque razonar en términos de oferta y demanda es la única manera que tenemos de razonar, la única herramienta. Obviamente no es perfecta, pero el hecho de que un destornillador no sea una herramienta perfecta y a veces resbale cuando el tornillo se ha apretado muy fuerte no quiere decir que haya que desechar los destornilladores y usar los dientes para quitar tornillos. Keynes razona en términos de oferta y demanda, intenta corregir algunas de las teorías clásicas, pero no descarta las curvas, razona sobre ellas. En cuanto a lo de predecir la crisis, algunos de los que la predijeron eran keynesianos y otros no, igual que los que no la vieron venir. En los años previos a la crisis yo era muy de escuchar la COPE, en la época de Federico Jiménez Losantos y César Vidal (supongo que sabrá quienes son aunque no los haya leído ni escuchado), y los economistas que llevaban a sus programas eran especialmente liberales y casi todos estaban de acuerdo en que si no se corregían ciertas cosas, que no se corrigieron, la burbuja no tardaría en estallar y la crisis sería inminente.

  3. SERG!O dice:

    Seguid comentando por aquí, que a los que no tenemos muy claro el tema económico, esto nos viene muy bien

  4. javirl dice:

    Me parece que tenéis razón y es buena idea que sigamos con la discusión pública 🙂

    Uff… comentas muchas cosas, y hoy tengo mucho trabajo, así que me centraré en un aspecto. Insistes en que el estado es inherentemente más eficiente que una empresa privada. Eso, claro está, depende de tu definición de eficiencia. Si la definimos como la obtención del máximo rendimiento social, entonces ¿por qué iba a ser más eficiente la empresa privada? Me explico: el objetivo de la empresa privada no es mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Es repartir dividendos entre los accionistas. Ese objetivo se puede conseguir a costa de una alta ineficiencia social.

    Mira, te pongo un ejemplo que me gusta mucho. Hace unos años, el alcalde de Londres pidió a una empresa que realizara un estudio general del transporte en la ciudad, y diseñara una estrategia para optimizarlo. Informáticos, matemáticos, economistas e ingenieros civiles trabajaron codo con codo y establecieron una “target function” y la optimizaron. El resultado fue que había que eliminar los semáforos de la ciudad. ¿¡Por qué!? Pues porque en los accidentes de tráfico en la ciudad sobre todo mueren jubilados, que son un coste para el estado. Por tanto, al bajar la seguridad vial en la ciudad, el estado ahorra. Básicamente, “garbage in/ garbage out”. Optimizar los beneficios no es lo mismo que optimizar el bienestar social. No queremos el crecimiento porque sí. Queremos el crecimiento de manera secundaria, en base a un objetivo más importante: el bienestar social.

    ¿Conoces el sistema ferroviario inglés? Es el peor de Europa Occidental. En las estaciones se ven carteles informándote de la multa enorme que conllevará la agresión un empleado… Los trenes ingleses solían ser los mejores, pero se privatizaron. La dirección pasó de optimizar una función compleja que incluía la estabilidad económica y el bienestar social, a sólo optimizar los dividendos a repartir, y el servicio se desplomó. Lo mismo ocurre cuando se privatiza la gestión del agua, o la sanidad… Sólo tienes que comparar el sistema americano con los europeos.

    Si consideras, como yo, que el reparto de dividendos es ineficiencia, entonces la empresa española es especialmente ineficiente, pues reinvierte poco. Si consideras que el bienestar social es la variable clave, entonces un estado democrático debería ser mucho más eficiente que la mayoría de las empresas privadas.

  5. javirl dice:

    Uf, no puedo reprimir un comentario adicional, efectivamente conozco a Losantos y a Vidal. El segundo ha relacionado el 15M con ETA. Bueno, tiende a relacionar a cualquiera que no sea él con ETA… el mundo entero es una banda terrorista que le persigue, pobrecito. El análisis que estos economistas hacían era únicamente contra ZP, jamás hablaron (que yo sepa) de la posibilidad de crisis global, como lo hicieron Juan Torres, Vicenç Navarro, etc.

  6. […] El estado y los impuestos: Ineficiencia controlada necesaria. […]

  7. Ramon Izquierdo dice:

    Señor moderador no sea asi hombre, el estado lo hace todo bien. Que haria usted si mandara?
    lo haria mejor? seguro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s