Liberados sindicales

Publicado: 2 mayo, 2011 en Economía, Política

Hoy vamos a hablar de esos pequeños parásitos sociales: los liberados sindicales. Y cuidado con ellos, porque son pequeños e inútiles, pero son listos y muchos.

Aquí arriba tenemos a los dos liberados sindicales más famosos del momento.

Por si alguien no sabe lo que es un liberado sindical se lo voy a resumir en un santiamén: un tipo que cobra un dinero de su empresa por no hacer nada. No tiene que ir a trabajar. ¿Y por  qué demonios lo cobra? Porque el sindicato al que pertenece dice que ese tío no tiene que trabajar, que para eso ya están los otros trabajadores, para hacer el trabajo del liberado (sin cobrar de más, por supuesto) y además sin quejarse demasiado, no sea que se junten cuatro colegas del sindicato y le rompan las costillas al quejica en cuestión en un callejón mientras tratan de informarle de que ese liberado está luchando por sus derechos.

Se supone que estos tipos no trabajan porque hay unos cuantos representantes sindicales que les ceden sus horas de trabajo para el sindicato pagadas por la empresa (¿no deberían pagarlo los propios sindicatos?) para que aquellos no tengan que trabajar y ya trabajan éstos. Ni qué decir tiene que ese tipo en el sindicato tampoco trabaja (excepto 4) y que los otros son unos pringaos que lo único que hacen relacionado con el sindicato es decir “sí” el día que el liberado en cuestión les propone ir en las listas de las que “democráticamente” se eligen luego a los representantes. Si acaso, ya se pasarán por alguna manifestación o alguna fiestecilla invitados por el sindicato.

Este conjunto de gentuza hace que por cada 10 trabajadores (tirando por lo alto) haya uno que no hace nada, con lo cual las empresas tienen que pagar un sobrecoste de mano de obra y son menos competitivas, con lo cual no pueden crecer al ritmo que quieren ni pueden dar puestos de trabajo a los trabajadores que serían necesarios para llevar a cabo ese crecimiento. Incluso en algunas empresas podrían haber sido una de las causas de su quiebra.

Cada vez que un sindicalista (liberado, que son los únicos que hablan en los medios) diga que está trabajando para que haya menos parados, no le creas. Está trabajando (y poco) para que el parado no sea él.

¿Y por qué no se extirpa a estos parásitos de nuestra sociedad y se les convierte en lo que deberían ser: parados? Pues porque como todo el mundo sabe, extirpar un parásito suele doler, y solo se hace cuando ya no te deja vivir. ¿Hemos llegado ya a esta situación? Nos toca decidirlo a nosotros.

Imagen de un liberado sindical siendo extraído de la empresa que lo alberga.

Si se decidiera extirpar a todo este lastre que tenemos metido en nuestras empresas (privadas y aún en mayor medida en las públicas,que hay menos afán de trabajar), en nuestro sector productivo, se montaría la marimorena. Saldrían todos a la calle a incendiar nuestros coches, prender neumáticos, cortar el tráfico, etc. todo ello para informarnos de nuestros derechos, porque serían los piquetes informativos quienes se encargarían de estas útiles tareas. Por eso no se les extirpa. Extirpar duele, pero si no se extirpa a los parásitos a tiempo, pueden causar la muerte del huésped.

comentarios
  1. SERG!O dice:

    Señor Lightbringer, quizá sea el momento de volver…

  2. SERG!O dice:

    joder, me sigue haciendo daño ver la imagen de este post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s