Caso moral práctico número dos.

Publicado: 14 marzo, 2011 en Sin categoría

Se me ha planteado la siguiente situación hoy en una conversación:

Eres el encargado de personal de una empresa y el jefe dice que toca recortar gastos o la empresa quiebra, así que hay que despedir a alguien. Tienes dos posibles candidatos (la empresa no es muy grande).

El primero es un trabajador ejemplar, con un rendimiento  alto, un chico joven que ha entrado en la empresa hace poco pero que ha aprendido rápido y que hace lo que se le pide de manera eficaz. Soltero y sin hijos. Se lleva bien con sus compañeros y no da ningún tipo de problema. Echarle a él resulta barato, ya que como lleva poco tiempo la indemnización por despido es baja.

El segundo es un trabajador que lleva 10 años en la empresa. No es un tipo especialmente brillante. Sabe lo que tiene que hacer, porque ya tiene experiencia suficiente, pero su rendimiento  es bastante mejorable. Está casado y tiene dos hijos de 8 y 9 años. Se lleva mal con un compañero y todo el mundo lo sabe.

¿A quién despides? ¿Lo que más cuenta a la hora de despedir a alguien es su capacidad y dedicación o influyen factores como personas a su cargo y situación en la que se quedarían una vez fuera de la empresa?

Se agradecen aportaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s