Romance aulariesco

Publicado: 2 febrero, 2008 en Sin categoría

Estas son las cosas que nos dedicamos a hacer algunos aspirantes a ingenieros cuando nuestro cerebro demanda vías alternativas para liberar pensamiento en un lenguaje distinto de la habitual (las matemáticas).
Adjunto transcripción debajo para los que no entiendan mis garabatos (la calidad no permite leerlo, pero sí apreciar las ilustraciones…).
Al entrar en el aulario
se cae el alma a los pies,
empieza a costar moverlos
y despegarlos del gres.
Cuando llegas a la sala
rezas por encontrar sitio.
Si tienes suerte y lo encuentras
puede empezar el suplicio.
Según van pasando las horas
va empeorando el olor.
Cuando llevas unas cuantas
no soprtas el calor.
Si da el sol en las ventanas
se acrecienta el malestar,
se agota pronto el oxígeno,
te empiezas a marear.
En este estado me hallo
escribiendo, cual juglar,
los versos que mi cerebro
encadena sin parar
con el mínimo O2
que me deján respirar.
Si no salgo de aquí pronto
mi cabeza va a estallar.
 
                                     Lightbringer.
Anuncios
comentarios
  1. Sergio dice:

    eres un puto genio

  2. Ptholome dice:

    Que la fuerza te acompañe caballero.

  3. Ptholome dice:

    A ver cuando decides volver…
     
    ¿Como te va la vida? ¿Y los estudios?
     
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s